La novela transcurre en un mundo paralelo a este. Un mundo hecho de papel, Papirolandia, al que el protagonista –un niño de unos siete años apellidado Gómez– «cae» como por arte de magia mientras intenta rescatar a su amiga Martica de las garras de una gigantesca papiroaraña.
Gómez, ayudado por su fiel amigo Patillas y por un bucanero surgido de una papelera –con loro de repetición incluido–, vivirá todo tipo de aventuras al ritmo frenético que imponen los alocados habitantes de Papirolandia, quienes dominan las tablas de multiplicar y se divierten haciendo rimas con ellas.
Y tanto usan las tablas y tanto se divierten multirrimando que Gómez y sus amigos aprenden sin dificultad a multiplicar por dos, por diez, por uno… y consiguen también alguna cosilla más, como quien no quiere la cosa.

Si queréis saber cómo funciona la tabla mágica, podéis descargarla aquí: Presentación-resumen Tabla mágica

Y Aquí podéis leer el capítulo tres: Dos por tres seis. Bajo el trono del rey